Los trabajadores que no tienen estudios superiores pueden cobrar hasta un 65 % menos que los que tienen una titulación