El aula se deconstruye y se convierte en un espacio colaborativo, animado, flexible, modular, colorista, con distintos ambientes dependiendo del día o la actividad