“El principal problema del mercado laboral español es el déficit de cualificación”

El pasado 5 de febrero, Aedipe Centro, Fundación Sagardoy y Fundación élogos celebraron una jornada sobre el mercado de trabajo actual. El acto contó con la intervención de Ilma. Sra. Dña. Reyes Zataraín del Valle, Directora General del Servicio Público de Empleo Estatal, quien explicó las dos perspectivas bajo las que se está actuando a nivel público: por un lado, la reforma laboral y por otro, las políticas activas de empleo. En el primer caso, Reyes Zataraín señaló la necesidad de corregir las debilidades estructurales que existían en el propio mercado laboral, y mejorar la productividad, flexibilidad y competitividad. En este sentido destacó que, como principales resultados de la reforma laboral, se ha conseguido frenar la destrucción de empleo en el sector privado (4,18% del total de asalariados en 2012 frente al 5,26% del 2011), la evolución de las tasas de desempleo (“aunque el paro registrado en el mes de enero se ha incrementado en 113.097 personas respecto al mes anterior, se trata del mejor incremento registrado desde el año 2007”) o los avances en materia de competitividad (“España ha sido uno de los países que más ha reducido sus costes laborales”).

Respecto a las políticas activas de empleo reconoció que no han servido para mejorar ni la formación ni la empleabilidad de los trabajadores. En este sentido, defendió el nuevo modelo de regulación, programación y financiación y la puesta en marcha de un plan anual que concentre todas las políticas activas y que defina objetivos estructurales y estratégicos como “la gran reforma” que va a permitir mejorar la eficacia de estas políticas. “Hay que activar el empleo y uno de los principales problemas que tenemos es el nivel bajo de cualificación de los trabajadores: hay 450.000 desempleados registrados que no tienen ni el título de la ESO”, indicó.

Durante la jornada se celebraron dos mesas redondas en las que intervinieron directores y profesionales de RR.HH. de empresas como Bankia, Acciona, Prisa, Famosa o Paradores de Turismo, así como representantes del mundo académico, laboral y político, que dibujaron las principales preocupaciones y retos de futuro a los que nos enfrentamos.

DÉFICIT DE CUALIFICACIÓN

El primer desafío que se puso sobre la mesa fue el del nivel de cualificación de los trabajadores españoles. Jesús Mercader Uguina, Director del Instituto de Relaciones Laborales y Empleo de la Fundación Sagardoy, y Catedrático de Derecho del Trabajo, advirtió de este problema y en especial, sobre el importante déficit que existe en lo que se refiere a niveles intermedios de cualificación: “Mientras que en Europa el nivel de población entre 25 y 64 años con nivel básico de formación es del 23%, en España ese porcentaje es del 42%. En niveles intermedios, Europa se sitúa en el 48% frente al 23% de España. Lo que resulta más paradójico es que en Alemania, motor de la economía europea, tan solo un 28,1% de la población tenga cualificaciones superiores (España lidera el ranking con un porcentaje del 34%, frente al 27% de media europea) frente al 60% que tiene niveles de formación medios. Estos datos ponen de manifiesto la urgente necesidad de adecuar la oferta formativa a las necesidades del mercado”, aseguró. Una preocupación que fue compartida por Juan Manuel Cruz Palacios. Director ejecutivo de Relaciones Laborales y administración de RRHH de Acciona: “El auténtico problema de este país es la falta de adecuación del sistema de formación reglada con las necesidades del tejido productivo. Tenemos una estructura formativa absolutamente alejada de la realidad y baste fijarse en el hecho de que solo un 10% de la tasa de desempleados se corresponde con personas con Formación Profesional”.

EL PAPEL DEL SECTOR PRIVADO EN LA GESTIÓN DEL EMPLEO

El segundo gran desafío hizo referencia a un cambio en las competencias y roles a desempeñar por los diferentes actores implicados. Así, Juan Chozas Pedrero, director de RRHH de Bankia, abogó por la necesidad de segmentación y especialización de los diferentes gestores que intervienen en el mercado de trabajo, así como una mayor participación del sector privado en el. “Es necesario segmentar y repartir el trabajo entre los diferentes agentes especializados, porque el Servicio Público de Empleo no puede atender por sí solo un colectivo de cuatro millones de desempleados. Dejemos que se centre en corregir los elementos básicos y en atender a los colectivos con mayores dificultares, y permitamos que sean otros gestores especializados los que se ocupen del resto de colectivo. No es suficiente ya con hablar de colaboración público-privada, sino que es necesario ampliar la participación privada en la gestión del mercado de trabajo”.

CRECER DE UNA MANERA NUEVA Y CON UNA NUEVA MENTALIDAD

Los expertos coincidieron en señalar que las empresas privadas van a tener que seguir siendo el motor de la economía, y en que una vez realizados los ajustes, es momento de plantearse nuevos modelos de crecimiento. Y este nuevo escenario va a exigir, según Antonio Fernández Aguado, Vocal de AEDIPE-Asociación Centro y Director de RRHH de FAMOSA, un cambio de mentalidad global y una cultura más abierta e innovadora: “No podemos hablar de precariedad en el empleo por el hecho de que el empleo sea temporal. La realidad no es la que era, la estabilidad en el empleo se ha reducido y lo va a seguir haciendo, pero lo importante es que un trabajador tenga la oportunidad de enlazar diferentes proyectos y experiencias profesionales a lo largo de su trayectoria. Y tampoco podemos hablar de fracaso porque una medida no funcione. Es necesario poner en marcha cada año muchas nuevas iniciativas”.

PRODUCTIVIDAD Y JÓVENES

Inmaculada Cebrián López, Profesora Titular de Fundamentos para el Análisis Económico de la Universidad de Alcalá, y Alessandro Gentile, Doctor en sociología y profesor de la Universidad de Zaragoza, fueron los encargados de analizar la situación en clave de tendencias. Inmaculada Cebrián centró su preocupación, entre otros, en el comportamiento anti cíclico que registra la productividad en España –“durante la crisis hemos registrado los mayores niveles de productividad”, pero “ha empezado a volver a caer ante los síntomas de una menor destrucción del empleo”- y en la reducción del volumen de asalariados frente al incremento del colectivo de trabajadores autónomos: “los estudios demuestran que esta situación tiene consecuencias negativas para los niveles de productividad y riqueza económica”. Alessandro Gentile, por su parte, se refirió a la situación de los jóvenes y, entre otros, mostró su preocupación por el auge de la “titulitis” frente a la empleabilidad. En este sentido, reclamó como básico el implantar un sistema de orientación profesional para jóvenes, a partir de los 13 años, similar al que existe en Reino Unido.

Para ver las fotos de la jornada, haga click aquí