El contrato para la formación y el aprendizaje tiene por objeto la cualificación profesional de los trabajadores, en un régimen de alternancia de actividad laboral retribuida en una empresa, con actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.

Este tipo de contratación se convierte en una modalidad muy atractiva para los empresarios, favoreciendo la inserción laboral a bajo coste de cargos en seguridad social y la adquisición de formación de los jóvenes en la ocupación desempeñada que por otro lado y a largo plazo será exigible acreditar para trabajar en la misma.

La actividad formativa de los contratos de formación y aprendizaje estará constituida por los contenidos teóricos de los certificados de profesionalidad de la ocupación relacionada con el puesto de trabajo previsto en el contrato o, en su defecto, por los contenidos establecidos por el Servicio Público de Empleo Estatal para las ocupaciones o especialidades formativas relativas al oficio o puesto de trabajo contemplados en el contrato cuando el contrato no esté vinculado a un certificado de profesionalidad.

La impartición de la formación teórica del contrato para la formación y el aprendizaje es obligatorio concertarla con un centro acreditado y/o inscrito por el Servicio Público de Empleo Estatal. Dabo Consulting es centro acreditado para impartir la formación anexa a los Contratos para la Formación y el Aprendizaje.

Con el inicio del contrato, el trabajador inicia también la formación teórica inherente al contrato para la formación y aprendizaje del centro de formación acreditado y/o inscrito correspondiente. Cuando el contrato esté vinculado a un certificado de profesionalidad y la modalidad de impartición de la formación teórica sea teleformación el procedimiento a seguir será el siguiente: 1/ Dabo Consulting envía la url y claves de acceso al alumno. 2/ Se asigna un tutor especializado en la ocupación pertinente al alumno. Éste se pondrá en contacto tanto con el empresario como con el trabajador. 3/ El tutor seguirá la evolución del alumno mediante las herramientas de la propia plataforma, fomentando la interactividad. 4/ Los tutores elaborarán un acta de evaluación en la que quedará constancia de los resultados obtenidos por los alumnos, indicando si es apto o no apto.

El desarrollo de la formación práctica se ha de tutelar la misma por el empresario o por un trabajador de la empresa con la cualificación o experiencia profesional adecuada, además, deberá elaborar, al finalizar la actividad laboral del trabajador/a un informe sobre el desempeño del puesto de trabajo.