Celebrar unas elecciones es siempre una manera de legitimar el poder. Sobre todo cuando se trata de una asociación como la nuestra, en la que los miembros de la junta directiva deben actuar como catalizadores para generar nuevas oportunidades a todos los asociados. Desde este punto de vista, las personas que temporalmente dirigen una asociación se sitúan al servicio de sus colegas. Así debe ser. Y eso fortalece las asociaciones.

Ahora se ha abierto una nueva etapa en nuestra asociación. Una etapa precedida por una elecciones que permitieron mostrar a nuestros asociados los proyectos que se proponían para la asociación.

Esta nueva etapa pretende coger el relevo de lo mejor que han hecho nuestros compañeros de la junta anterior, liderados por José Ignacio Ustaran. Esta nueva etapa viene marcada por los retos que nos hemos impuesto y por una lógica que cada día vemos todos que es más evidente: el futuro de la formación de los adultos será sí o sí digital. El aprendizaje a lo largo de la vida pasa por el e-learning, sin lugar a dudas.

Y eso nos ha impulsado a poner nuestro esfuerzo y nuestra dedicación al servicio de APeL. Para que pueda desarrollarse una gestión transparente, abierta a todos los asociados y para que el trabajo se oriente a resultados. Para explicar a todos los agentes implicados en la formación, tanto la pública como la corporativa, lo que nosotros sabemos. Para explicárselo, para demostrárselo. Para legitimar el e-learning como la fuente de aprendizaje más importante de los próximos años.

Y para que eso sea así, Apel tiene que ser la asociación cuyos asociados desarrollen los modelos de e-learning más eficaces e innovadores. Apel tiene que proyectar el trabajo de sus miembros y ser el paraguas de un nuevo discurso en el que el e-learning sea lo más efectivo desde un punto de vista de rendimiento y de satisfacción de los estudiantes y no sólo de disminución de costes. No vale con que el e-learning sea un modelo barato de formación. El e-learning sólo vale si es el modelo más efectivo y adecuado para la formación en el siglo XXI. En el XXI, no en el XIX (aunque las letras sean las mismas, el orden altera totalmente el resultado).

Esa es nuestra ambición. La ambición del nuevo equipo directivo de APeL. Y para que eso suceda contamos con todos los miembros de la asociación porque es la manera de proyectar el e-learning a las empresas y a la Administración.